Así empieza lo malo

  • Javier Marías.
  • Alfaguara.
  • Primera edición: octubre 2014
  • En Amazon.
  • Nota: 8.5/10.

Así empieza lo malo y lo peor queda atrás (Thus, bad begins and worse remains behind). Es la cita de Shakespeare que da título a esta novela. Para mi gusto, una novela con los ingredientes que caracterizan lo (poco) que he leído de Javier Marías: lo complejo de las relaciones humanas, el olvido, la falsedad del recuerdo, la prevalencia del presente y su fugacidad, la imposibilidad de saber nada a ciencia cierta, la conveniencia de contar (o saber) algo, la ambigüedad moral y el uso magistral de subordinadas de media carilla que, aunque parezca contradictorio, dinamizan la narración. No podría expresarlo mejor que Jordi Gracia en su crítica en Babelia: “esas magistrales suspensiones narrativas que dejan absorto al lector mientras nada sucede pero todo está pasando.” Reconozco que puede resultar arduo al principio y, a quien no haya leído nada de Marías, le recomiendo empezar por donde me recomendaron a mí: Corazón tan blanco.

IMG_20150314_001556

El narrador es el joven Juan de Vere que, ya mayor, nos cuenta su experiencia de juventud trabajando como ayudante y secretario del director de películas Eduardo Muriel. En plena movida y con la carrera recién terminada, Juan es absorbido por Muriel, su mujer Beatriz Noguera y su familia. Se ve sumergido en la marea de personajes peculiares que frecuentan al director y se ve inmiscuido en una misión por completo ajena a él: descubrir si son ciertos los rumores sobre un amigo de Muriel que apuntan a que tuvo un comportamiento reprobable muchos años atrás.

Como curiosidad, en la novela se ficcionan varios personajes reales: el profesor Rico, el médico Vidal, el productor Alan Towers, el actor Herbert Lom y, como también apunta Jordi Gracia, es probable que Muriel herede alguna característica o excentricidad de Jesús Franco, tío del autor, y, especialmente, de Juan Benet, para quien Marías trabajó de joven (aquí una descripción que el autor hace de Juan Benet, y aquí unas fotos de su mujer, Nuria Jordana, y de su familia, que a más de uno le evocarán algunas descripciones y escenas la novela). .

La historia de Así empieza lo malo gira en torno a secretos, revelados y no revelados, y de la necesidad (o no) de conocer la verdad. Especialmente cuando ésta puede causar rencor y venganza, o anular lo vivido mientras se estaba felizmente engañado. Marías también reflexiona sobre la necesidad de la juventud por conocer la verdad. Necesidad que se va apaciguando con la madurez. ¿Cuánto de engaño o mentira estamos dispuestos a tolerar? ¿a quién? y, especialmente, ¿sobre qué? ¿Hasta qué punto podemos aspirar a conocer la verdad sobre algo que no hemos vivido o presenciado directamente? ¿Hasta qué punto es necesario? Reflexiones y preguntas que tienen mucho que ver con su anterior novela, Los enamoramientosAunque las parejas que protagonizan ambas historias tengan, en realidad, muy poco en común. Otro aspecto en el que coinciden ambas novelas es en la narración a través de un personaje joven que se inmiscuye, un poco sin querer, en la vida de los protagonistas para descubrir aspectos de la misma que, en un principio, no le atañen.

El engaño de la trama principal, y que involucra a los protagonistas, se suma al engaño perpretado por alguno de los personajes secundarios, así como al engaño y la mentira que se vivió en la sociedad española al tapar hechos de los años de dictadura una vez alcanzado el acuerdo que permitió una transición pacífica a la democracia. Marías alude a artistas, médicos, abogados, sin mencionar nombres, que, según él, se inventaron un pasado antifranquista y cuya realidad debería ser conocida. No obstante, esto no evita que el autor realice una defensa sin tapujos de la Transición y de la bondad de sus consecuencias.

Quizá este sea uno de los pocos aspectos sobre los que el autor realiza abiertamente un juicio de valor. Los hechos, las actuaciones de los personajes, especialmente aquellas con cierta ambigüedad, no son juzgadas. Algo que caracteriza a las novelas de Marías es la confianza en la capacidad del lector para opinar y formarse una idea de los personajes en base a sus propias creencias y convicciones morales.

Y los finales estupendos.

Cuando uno renuncia a eso, cuando uno renuncia a saber lo que no se puede saber, quizá entonces, parafraseando a Shakespeare, quizá entonces empieza lo malo, pero a cambio lo peor queda atrás.

Si quieres leer algo más acerca de la novela:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s